La candidata presidencial del Partido Democrático Progresista (PDP), la Dra. Tsai Ing-wen, anunció las cinco reformas políticas mayores que ella implementaría si es elegida. En un discurso de campaña en la ciudad de Kaohsiung en el día 16 de agosto de 2015, la candidata, que es también la presidenta del PDP, informó de los 5 ámbitos de reformas: justicia generacional, eficiencia gubernamental, reformas del Yuan Legislativo, justicia transicional, y su voluntad de poner fin a las luchas viciosas entre los partidos políticos. Abajo está un resumen de su discurso.

Todas las reformas traen dolores de parto. Si por esos dolores dejamos de reformar, entonces seré un líder que no ha cumplido con su compromiso hacia el pueblo. Este país enfrenta demasiados problemas, y si un líder sólo piensa en el poder, entonces sólo hará las reformas a medias.

Y no quiero ser ese tipo de líder. Si lo voy a hacer, lo haré bien, cumpliré con mi compromiso y voy a tener éxito con mis reformas.

Voy a ganar el corazón de la gente con las reformas, aunque eso moleste a los sectores que se beneficieran con el status quo, voy a seguir adelante y no voy a abandonar a estas reformas. Me hago responsable del futuro de la gente del país, y no del futuro de los intereses particulares. Si gano las elecciones presidenciales del 2016, voy a impulsar cinco grandes reformas políticas:

La primera reforma: Resolver los problemas de la justicia intergeneracional

Ya desde las elecciones presidenciales del 2012, nuestra plataforma residía en "la justicia social". Porque veíamos qe la vida de los jóvenes se volvía cada vez más difícil y han perdido esperanza de su propio futuro, ya que no encuentra ni buen trabajo ni buen sueldo, con las casas carísimas y los gastos del cuidado a los mayores y los hijos que se vuelven un peso insoportable de la vida. Mientras tanto, la finanza del país sigue en déficit, seguimos pidiendo prestado dinero a nuestros hijos. Con el aumento de la deuda gubernamental y los sistemas pensionarios al borde de la quiebra, nuestra próxima generación ya está cargada de deudas, y esta sociedad ha perdido la justicia generacional. Este problema está empeorando cada día. Y si los jóvenes de un país pierden esperanza sobre su propio futuro, entonces este país también pierde su esperanza.

La fórmula para tratar a los problemas de la justicia intergeneracional debe ser una fórmula combinada. Lo primero que vamos a hacer es eliminar los obstáculos para los jóvenes que buscan empleos o emprenden sus priopios negocios. Nuestra modalidad nueva de la economía generará un nuevo ambiente creativo que atrae inversiones y creará oportunidades de empleos de calidad, aumentando de esta forma la remuneración de los jóvenes.

Hace cuatro años, yo apoyaba al impuesto a las transacciones de los inmuebles según su precio real, así como la construcción de viviendas sociales, a fin de ayudar a los jóvenes, y los libre de préstamos inmobiliarios asfixiables. También planeamos la financiación para un sistema de cuidado prolongado y un sistema de cuidado de guardería económicos y de buena calidad. Mi gobierno compartirá la responsabilidad de la familia y no dejaremos que la familia y los individuos enfrenten a estos problemas sólos.

Les prometo que el gobierno del PDP será el que aprecie más la disciplina fiscal de la historia. Vamos a tapar los agujeros de desperdicio y malgasto uno por uno.

Vamos a promover la reforma de las pensiones, haciendo que la finanza de los fondos de las pensiones sea más saludable, y el sistema jubilatorio más justo. Voy a unir a todos los sectores de la sociedad para enfrentar y resolver estos problemas. No voy a dejar que los jóvenes sean arrastrados a la quiebra por el déficit del sistema pensionario, y garantizaré a que cobrarán sus pensiones cuando sean mayores. Esta es la primera reforma que voy a hacer.

La segunda reforma: la Eficiencia del Gobierno

¿Por qué tantas protestas en los últimos años?¿Por qué los alumnos ocupaban las calles todos los años?La respuesta es simple, porque éste gobierno no es democrático y hacen las decisiones sin que el pueblo se entere. Mi gobierno será el más comunicativo de la historia. Para los oficiales del gobierno, la capacidad de ejecución es importante, pero la capacidad de comunicar con el pueblo aun más. Pediré a mi equipo que dialogue suficientemente con todos antes de tomar una decisión, para que la gente sepa las razones y las necesidades por las cuales tomamos esta decisión, sus resultados y, lo más importante, cuántos se beneficiarán de ella y cuántos sufrirán de sus efectos, y entre los que se benefician y los que sufren, cómo conseguimos un balance entre ellos, así como la compensación adecuada para los afectados.

Mi gobierno no sólo será el más comunicativo, sino también será el más abierto y más transparente. Estoy dispuesta a compartir informaciones con los partidos opositores, evitar decisiones opacas, porque confío a que mientras más transparente sea la información, la decisión que se toma basada a ella se ajustará más a las necesidades del pueblo. Además de ser comunicativo y transparente, quiero que mi gobierno sea más eficiente. Quiero establecer ventanillas únicas y servicios únicos que conectan horizontalmente los diferentes departamentos del Gobierno e incrementar la velocidad del servicio.

Además el Gobierno debe revisar a fondo todas las regulaciones innecesarias, bajando los costos sociales y administrativos. Finalmente, como broche de oro, voy a revisar también toda la organización y todo el sistema de los recursos humanos ya osificados del Gobierno, para que todos los departamentos del Gobierno se movilicen.

La tercera reforma: la del Congreso Nacional

En Taiwán tenemos un presidente elegido por el pueblo, y un congreso elegido por el pueblo. Estos dos elementos son las dos locomotoras que guían la democracia. De forma que no sólo hay que reformar el Poder Ejecutivo, sino también el Legislativo, para que la democracia sigue avanzando contínuamente.

La reforma del Congreso se hará primero modificando la Constitución, a fin de elevar la representabilidad del parlamento. En nuestro Congreso tenemos el problema de desigualdad de valor de votos, y no puede reflejar directamente la voluntad del pueblo. De forma que vamos promover la modificación de la Constitución, e introducir el sistema de la representación proporcional mixta, bajando la barrera a los partidos políticos, dejando más partidos que entren al Congreso, dándole más representabilidad. También vamos a agregar adecuadamente puestos de los legisladores que representan a los partidos, a fin de aumentar la profesionalidad y representabilidad de los congresistas. Otro punto clave de la reforma es la neutralización del Presidente de Yuan Legislativo (Congreso). Sólo con su neutralidad, el proceder del Congreso se mantendrá neutral a las confrontaciones partidarias, y puede mantenerse profesional. Sólo así puede aumentar la calidad de su proceder, y efectuar un válido control al Poder Ejecutivo.

El PDP no rechazará a la supervisión del Congreso por tener chance de llegar al poder. El Congreso debe ejercer su supervisión al Poder Ejecutivo de una forma potente y profesional, posibilitando una relación de cotrol democrático entre los poderes Ejecutivo y Legislativo.

El Congreso debe ser un espejo para el Poder Ejecutivo, y el partido opositor no tiene ser visto como el enemigo del partido gobernante. Si yo fuera presidenta en el futuro, no voy a tener miedo de la supervisión del Congreso, porque no voy a ser una presidenta quien actúa arbitrariamente, ni una presidenta que niega a escuchar al pueblo, mucho menos una presidenta partidaria y parcial.

La cuarta reforma: la de la justicia transitoria

Cuando sea presidenta, voy a pedir disculpa formalmente a los pueblos aborígenes en nombre del Gobierno, quienes han sufrido opresiones y usurpaciones, y es un echo histórico que no podemos borrar, a pesar de que ya sucedió, pero su influencia persiste hasta aún hoy. Es justamente por eso que debemos ofrecer compensaciones adecuadas, para aliviar los daños ya hechos.

Ésto es la justicia transicional en su sentido más amplio. No nos deja de importar sólo porque ya sucedieron esos errores. Los gobernantes del pasado también han aplicado la violencia del Estado para herir y oprimir al pueblo, razones por las cuales ocurrieron el Incidente de 28 de Febrero y el Terror Blanco. Los errores de la historia se pueden perdonar, pero no ignorar. Hay que encararlos, y no dejar que modifiquen la historia.

Les aseguro que bajo mi liderazgo, el Gobierno enfrentará al pasado, y haremos todo lo posible para rescatar la verdadera historia. No hay verdadera reconciliación sin la verdad. Mi Gobierno nunca impondrá hechos históricos e ideologías controvertidos de una forma opaca a los alumnos. La educación del futuro debe ser diversificada e inspiradora, así como honesta sobre los hechos históricos. Sólo de esta forma, el rayo de la democracia iluminará de verdad a la política de Taiwán.

Y debemos eliminar a los males que la época dictarorial había dejado uno por uno. Debido a la Ley Marcial y el Monopolio del Poder en mano del KMT, hasta día de hoy, aún tenemos un partido que posee inmensos activos y bienes, siendo éste el mayor defecto de la democracia de Taiwán, e impidiendo a que los partidos políticos puedan competir justamente.

La quinta reforma: la Finalización de las confrontaciones sociales, y moviendo a Taiwán hacia adelante

En los últimos 16 años, Taiwán aún se encontraba en una etapa de dolor de parto de la transición democrática, de manera que a pesar de haber establecido una democracia, no había reglas maduras de interacción. Y la sociedad en general tampoco tiene un consenso suficiente sobre los valores democráticos y de libertad, Las confrontaciones sociales y políticas les han cansado a todos y todos esperan un nuevo cambio.

Para salir de este callejón sin salida, creo que el mayor responsable tiene que ser el líder del país.

Les voy a garantizar que el Gobierno de PDP no participará a esta lucha partidaria a muerte; aún PDP pueda ocupar más de la mitad de los puestos en el Congreso en las siguientes elecciones, no vamos a ser arbitrarios. Voy a combinar todas las fuerzas progresistas que apoyan a las reformas formando una Gran Alianza Progresista, de forma que una "Mayoría Estable" será la base de mi Gobierno, en el cual participarán personas talentosas de todos los sectores para las reformas necesarias. Porque en mis planes de gobernación, hay muchas reformas importantes que requieren una fuerza mayoritaria y estable para poder salir adelante con ellas. Y no voy a dejar que la sociedad de Taiwán siga siendo arrancada por las luchas partidarias. Quiero unir a todo el país, porque sólo unidos, podemos enfrentar a las presiones externas juntos.

No creo en las decisiones unilaterales y los enfrentamientos. Creo que el consenso y la comunicación son las fuerzas motoras más importantes para unirnos para las reformas necesarias. En el 2016, no sólo gobernaremos el país, también seremos la fuerza que lideran al país para avanzar firmemente.

Si queremos cambiar la política en Taiwán, tenemos que promover estas 5 reformas. Tan sólo impulsaremos estas reformas con todo lo que tenemos, podemos encarar el pasado, cargar el presente sobre nuestros hombros, y desafiar al futuro. Y tengo confianza de que lo pueda hacer yo.